Lex Abogacía. Abogados expertos en negligencias médicas y derecho sanitario
Lex Abogacia. Abogados expertos en negligencias medicas y derecho sanitarioLex Abogacia. Abogados expertos en negligencias medicas y derecho sanitarioLex Abogacia. Abogados expertos en negligencias medicas y derecho sanitarioLex Abogacia. Abogados expertos en negligencias medicas y derecho sanitarioLex Abogacia. Abogados expertos en negligencias medicas y derecho sanitarioLex Abogacia. Abogados expertos en negligencias medicas y derecho sanitarioLex Abogacia. Abogados expertos en negligencias medicas y derecho sanitarioLex Abogacia. Abogados expertos en negligencias medicas y derecho sanitario
Síganos en
Contacte con nosotros
Nombre y apellidos (*)
E-mail (*)
Teléfono (*)
Descríbanos brevemente su caso (*)
He leído y acepto la política de protección de datos personales
(*) Campos obligatorios
Casos de éxito y blog

Los errores en el diagnóstico

Para evaluar la responsabilidad médica en un error diagnóstico se ha de atender a dos factores conjuntamente; en primer lugar examinar las circunstancias, los conocimientos y aptitudes del médico y, en segundo lugar, si esos factores son los que observaría otro profesional diligente de esa misma especialidad o en esa misma situación, conforme al denominado consenso o ciencia científica aplicable en ese momento concreto. Es decir, protocolos, guías clínicas, etc.

De esta manera, la ausencia o retraso en la realización de pruebas diagnósticas que por la clínica y sintomatología del paciente, estaban indicadas efectuar, da lugar a errores de diagnóstico que fundan la responsabilidad del médico y el derecho a reclamar del paciente. Qué duda cabe que tampoco tiene el paciente el deber de soportar aquellos daños o originados por errores burocráticos o retrasos que por el colapso de la Administración Sanitaria Pública, o por la falta de organización de los Centros Sanitarios Privados, huelgas, etc.

Complementando a lo anterior, conviene reseñar una reiterada jurisprudencia castiga el incumplimiento no reiterado de los que constituyen los más elementales deberes médicos.

Donde radica la culpabilidad es en poder evitar el comportamiento erróneo y, al mismo tiempo, causante de una lesión o la muerte de un paciente. Con muy escasas excepciones, la diligencia que se exige al profesional de la medicina, es la que se puede pedir a un médico normal, de diligencia media, por sus conocimientos, preparación y medios para evitar el resultado lesivo o mortal. Y si el error, bajo esos parámetros, era evitable, ese error será sancionable.

Pese a lo complicado que aparenta ser este sistema de determinación de la responsabilidad médica por errores de tratamiento, lo cierto es que los casos de negligencia o error médico de tratamiento se pueden encontrar en alguno de los ejemplos que pasamos a citar: Incorrecta realización de la anamnesis o del examen físico; no recurrir, en los casos necesarios, a la colaboración de otro especialista, falta o error en la prescripción o administración de medicación, sueros o vacunas adecuadas; falta de protección en la aplicación de radioterapia o técnicas médicas similares; falta de control al paciente después de la primera atención o del post-operatorio; evaluación incorrecta de los efectos secundarios de un determinado tratamiento; no informar adecuadamente al paciente o sus familiares sobre su enfermedad o pronóstico, la profilaxis a seguir o las conductas que pudieran influir en la curación o evolución de la enfermedad.

Tratándose de negligencias médicas, lo normal es que no sea posible la restitución, pero sí cabe la reparación del daño causado, mediante la indemnización de perjuicios, tanto de índole material como moral, en los que se comprenderán no sólo los que se hubiesen causado al agraviado por razón de la negligencia, sino también los causados a su familia (por ejemplo, pareja de la persona fallecida, padres, hermanos, etc.).

¿Ha sufrido una negligencia médica por error de diagnóstico?

Llámenos al 91 536 30 68 o rellene el formulario de contacto y nuestros especialistas valorarán su caso gratuitamente.

91 536 30 68 info@lexabogacia.com